VIRALIZACIÓN, UN DELIZ Y MODALIDADES CONTEMPORÁNEAS SOBRE LO PRIVADO

A Lisandro Guillén no se le ocurrió mejor idea que crear una cuenta falsa de un personaje femenino en Facebook para que sea su amiga, que luego se le declararía y sería rechazada, mandándola así a la friendzone. Seguramente el plan parecía perfecto. Las felicitaciones por haber invertido la figura clásica de pagafantas se extendían. No era él el rechazado y obturado en la categoría de amigo mientras se derretía de amor, sino al revés. Su hazaña -como muchas cosas en nuestros días- se convirtió rápidamente en viñeta, provocando que las palmas virtuales y elogios sin escatimar se le dieran; hubo quien declaró incluso el inicio de una nueva era.

Fue así que se terminó filtrando el hipervínculo de la foto; pero no faltó alguien con perspicacia y algo de habilidad que tras revisar la cuenta de la ‘friendzoneada’ y hacer algunas comparaciones, diera en la conclusión de que, además de falso, ese perfil estaba mal hecho. Un dato inquieto en la sección “Información” lo delataba: la dirección de Twitter, que Lisandro venía publicitando de hace unas semana como propia, era la misma en ambos personajes. Lo que vino después era de esperarse, pues con la turba anónima no se puede jugar. Respuestas instantáneas, incontrolables, imposibles de medir, difícilmente calculables que convertían los otrora elogios en agresiones vivas desbordaron su cuenta. Y siguen en aumento.

Me preguntarán sobre la necesidad de publicar este caso. Principalmente, lo hago para evidenciar las formas contemporáneas en que las nociones de lo privado y lo público son dinamitadas. Pensé esconder el nombre del agrabiado, nombrándolo con algún apodo creativo, pero a estas alturas su rostro, imágenes, fotografías y datos son tópicos de difusión en internet. Otra razón para publicarlo, es porque vivir el fenómeno mientras sucedía, en el momento preciso en que la información era difundida, terminó de convencerme, si dudas habían, que la red mundial es la “personitecnificación” del nuevo amo, que, ocupando principalmente nuestra cotidianeidad, nos domeña. El debate, la discusión y la investigación que sobre estos asuntos (y más) se abren no pueden quedar sin ser pescados.

Para terminar, es posible aislar algunas conclusiones / suposiciones en función de lo que se nos muestra: Primero, que la cuenta falsa debe tener un tiempo regular en actividad; los más de 300 contactos con los que cuenta no se obtienen en poco tiempo, con las nuevas políticas antispam de Facebook es realmente dificil. Pero no seamos crueles con el muchacho, que tener uno o dos perfiles falsos es una praćtica harto difundida. Segundo, que Internet no perdona nada. No existe expiación en este medio. Su capacidad para viralizar información, cualquiera que sea, es inimaginable. No me extrañaría encontrar imágenes de este acontecimiento en 4chan durante las siguientes horas. Y tercero, debemos replantear nuestras ideas de lo privado, lo público, la restricción y la apertura en función de sus modalidades contemporáneas.

Lissandro Guillen 01

Viñeta realizada por una página de Facebook

Lissandro Guillen 02

Divino detalle

Lissandro Guillen 03

Al cierre de la publicación, estas eran las cifras de Likes o Me Gusta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s